EDITORIAL

Hola a todos,

Nuestros compañeros del departamento de marketing tuvieron la buena idea y la iniciativa de arrancar hace un par de meses la edición de una Newsletter mensual que nos ayudara a todos a estar más conectados con nuestra realidad en SOPREMA, de forma que podamos estar al corriente de eventos, nuevos productos, acciones sociales, actividades que se puedan desarrollar en nuestros centros y otras muchas más cosas que con el tiempo irán incorporando.

Este mes me han pedido si podía escribir yo la editorial de la Newsletter. Los que conozcáis a Maite Boira, sabréis que es imposible negarle nada, así que aquí me teneis.

Para los que no me conozcáis, mi nombre es Alejandro Bernal, y soy Director Financiero y de Recursos Humanos para Soprema Iberia, así como Director Financiero para lo que son los negocios de SOPREMA en el sur de Europa y Sudamérica. Tengo 45 años y dos futbolistas en casa que nos llevan de cabeza los fines de semana, partido arriba, partido abajo, como supongo os pasa a muchos de vosotr@s. Tras muchos años trabajando en el mundo de la auditoría y consultoría decidí dar el salto al mundo industrial, y desde 2010 trabajo en SOPREMA. Cuando di el salto me preocupaba si me iba a aburrir, al estar acostumbrado a trabajar en proyectos y cambiar continuamente de cliente. Diez años después tengo que decir que el miedo a aburrirme desapareció durante la primera semana, y hasta el día de hoy.

 

SOPREMA es un grupo particular. Combina características de grupos multinacionales y de un grupo familiar. La combinación de ambos tipos de cultura da como resultado un grupo muy dinámico, con ganas de crecer, muy focalizado en la mejora continua, con inversiones anuales muy importantes en todas sus fábricas, y con posibilidades de desarrollo profesional y personal. Yo puedo decir que tengo la suerte de trabajar en lo que me gusta, y en un grupo en el que se pueden desarrollar nuevos proyectos casi de manera continua.

Este año nos ha tocado a todos vivir, en lo personal y en lo profesional, una situación que nunca habíamos vivido antes derivada de la pandemia provocada por el COVID.  Llevamos varios meses lidiando con este nuevo entorno y ya hemos pasado por varias fases. A nivel de actividad, el mes de junio se ha comportado muy bien. Como estais viendo, todas nuestras líneas están trabajando ya con total normalidad y el volumen de pedidos es muy importante. Hemos tenido que pasar de  0 a 100 en pocas semanas, y todos sabemos que no ha sido, ni está siendo fácil. Siguen siendo muy muy importantes las medidas de protección que estamos siguiendo todos, con objeto de evitar contagios múltiples en nuestros centros, que podrían dejarnos en una posición muy delicada, dada la actual carga de pedidos que tenemos.  

Mi posición es la de director financiero, y como podréis imaginar, junto con todos mis compañeros de finanzas nos pasamos el día haciendo números. La televisión, la prensa, las reuniones con colegas o amigos, nos ofrecen multitud de datos e información. Recibimos información sobre la caída del PIB, el aumento del desempleo, las ayudas de la Unión Europea, las discusiones con los socios del Norte, y muchas cosas más. También se habla de previsiones a corto plazo, para 2021, 2022…. Intentar pensar a nivel global es muy complejo, incluso a nivel de país. En esta crisis hemos aprendido a tomar decisiones semana a semana, con la información disponible y con cierta previsión de lo que podría pasar. El escenario ha ido cambiando mucho y muy rápido.

Cuando me preguntan cómo lo veo yo, soy bastante pragmático. A fecha de hoy tenemos un buen nivel de actividad, y es previsible, aunque no seguro, que esto continúe algunas semanas más sin más cambios. Es verdad que algunos sectores están sufriendo mucho, como el turismo y la automoción, de los que nuestra economía depende muchísimo, y que esto repercutirá indirectamente en el resto. ¿Cuánto?, ya lo veremos. Todo dependerá también de lo que suceda a partir de ahora a nivel de rebrotes. Fabricamos materiales para la construcción, y la construcción se mueve en gran medida por la confianza.

No me enrollo más. Dar las gracias de nuevo al departamento de marketing por haberme dado la oportunidad de compartir unas palabras con vosotros.

Un saludo

Alex